Construyendo un puzzle de fragmentos y de géneros

 

…ņQué tema tratar?

 

Siguiendo la tradición historicista, he tratado de hacer cajones sobre temáticas que os puede interesar tratar y explorar y los he llenado parcialmente de recursos (textos académicos, textos literarios, noticias, videos, etc.) que podéis completar según decidáis. Como cualquier clasificación o etiqueta, la mía tiene un componente de arbitrariedad considerable y puede (debería) ser reordenada por cada uno de vosotrxs de acuerdo a vuestros intereses y, sobre todo, con los conocimientos que ya tenéis. Muchos de los recursos que os sugiero son intercambiables entre cajones y/o pueden estar en más de uno a la vez. Los cajones pueden ampliarse, fusionarse re-etiquetarse y eliminarse. Los estudios de género, como la propia idea del género o de la creación artística, tienen límites difusos.

 

Os invito a que les echéis un vistazo general y que os decantéis por el cajón y/o los recursos de varios cajones que más os llamen la atención para trabajar en la micro-ponencia y crear una historia para presentar a vuestrxs compaĖerxs. Podéis mezclar las piezas y aĖadir nuevas a partir de vuestras pesquisas u obviar aquellas que os incomoden. ņConocéis la obra de Jacques Perec, “La vida, instrucciones de uso”? Para aquellxs que no hayáis tenido la oportunidad de leerla, se trata de una novela donde, a través de distintos capítulos, el escritor y matemático francés relata fragmentos y espacios de la vida de los inquilinos de un bloque de pisos de París. Los textos, aparentemente inconexos, van deviniendo piezas de un puzle que termina conformando un bordado –lleno de cabos sueltos– del microcosmos de ese bloque de pisos. Las micro-ponencias pueden constituirse con esta perspectiva: tomando piezas y recursos de distintos cajones para conformar un relato concreto, ya sea desde la observación voyeur de una temática o desde la vivencia personal; ya sea actuando como académicos (conferencia) o como actores (performance, video, etc.). ņQuién sabe? Puede que el conjunto de nuestras microponencias, al final, construyan una suerte de Frankenstein –un Frankestein Queer–. Os dejo con el preámbulo de la obra de Perec [0].

 

Notas: Aunque he intentado buscar una versión en catalán o castellano de todos los recursos o encontrar una contrapartida temática en la lengua de Cervantes y Rossy de Palma, algunos de ellos solo están disponibles en inglés. Si necesitáis ayuda para leer alguno de ellos, no dudéis en pedírmelo.

 

 

La caja de los géneros

 

Si nos interesa hablar de los géneros…

 

Podemos empezar con la TEDTalk del comediante Sam Killermann, Understanding the complexities of Gender [1]. Si bien ya habéis tratado la Teoría Queer en la sección de Psicología del Arte, os invito a que retoméis a Judith Butler una vez más en su obra El género en disputa [2], su texto más conocido. Un buen complemento a éste es el de Halberstam Female Masculinity [3], donde se problematiza con la propia idea de lo que es masculino y la construcción del género a partir de una lectura de iconos cinematográficos y preguntas como “ņEs James Bond realmente ‘masculino’?”. Una crítica sobre la propia construcción o etiquetado de lo queer (o lo que significa “ser queer”) la podemos encontrar en el vídeo de Shon Faye What Does it Mean to be Queer? [4]. ņEs enfatizar lo queer una manera de replantear la realidad social, la desigualdad y los privilegios? Faye concluye que lo queer es, paradójicamente, reemplazar etiquetas por preguntas. “I don't know the answer, but why are you asking the question”. Veamos también algo de lxs artistas Eva & Adele, proclamadas representante del living art [5].

 

En este contexto de preguntas y de cuestionamiento de identidades… ņcómo se vive la etiqueta de lo trans? Un artículo anónimo en la revista Pikara, Los hombres trans nacemos hombres trans, no mujeres cis, puede abrirnos un terreno de discusión [6].

 

 

La caja de los feminismos

 

Si nos interesa hablar de feminismo…

 

Los conceptos culturales de género y feminismo son simbióticos y difícilmente pueden entenderse de forma independiente, por lo que resulta un ámbito de indagación francamente amplio. El texto We should all be feminists de Chimamanda Ngozi Adichie [7] se ha empezado a entregar en Suecia a todos lxs estudiantes de 16 aĖos como pieza para propiciar debate social sobre la igualdad de géneros. El texto, basado en una TEDtalk [8] relata la experiencia personal de Adichie, activista feminista, en el contexto de su Nigeria natal y plantea dudas no solo sobre lo que “es” el feminismo, sino también su relación con el género y la raza. El posicionamiento y el lenguaje de Adichie parecen distar bastante del de Butler o Halberstam, y quizás por ello la hace más “aceptable” para el público. La historia del feminismo está resumida en el mini-artículo de Gamba, Feminismo: historia y corrientes [9], aunque podemos ampliarlo de una manera mucho más crítica y significativa con el de Offen, Defining feminism: A comparative historical approach [10].

 

Pero, ņcómo se concibe el feminismo hoy en día? En un artículo de Huffington Post, Betty Friedan to Beyoncé: Today’s generation embraces feminism on its own terms [11], lxs autorxs exploran la idea de que los ídolos del feminismo actual se identifican con el empoderamiento y las libertades personales por encima de la idea de grupo –el yo postmoderno–. Figuras como Jennifer Lawrence o la propia Beyoncé se reconocen públicamente como feministas [12]. Halberstam postula, no obstante, que el feminismo tiene su futuro no tanto en Beyoncé como en Lady Gaga, por lo camaleónico, indefinido y “egocéntrico” del personaje. AcuĖa el término de “Feminismo Gaga” para lo que viene, más relacionado con lo queer, con Yoko Ono o Grace Jones [13].

 

El mismo término de “feminismo” levanta todavía ampollas y crea múltiples discusiones, especialmente en internet. Sobre el “hembrismo” habla la periodista y divulgadora Irantzu Varela, utilizando un lenguaje contundente que tiene como consecuencia una cantidad considerable de dislikes y comentarios analizables en Youtube [14]. En Youtube se desata también la polémica de la mano de Lauren Southern y su argumentario “Porqué no soy feminista” [15], contestado por Jenna Christian en un texto argumentado que resulta una genial fuente de referencias genial [1617]. ņY como se relaciona esto con el fenómeno de la neo-masculinidad de The Return of Kings [18].

 

Para dar un salto, de nuevo, a la creación artística y el artivismo, el texto Occupy Sex de Paul (Beatriz) Preciado, nos introduce a las acciones de Femen, Pussy Riot y el Pornoterrorismo como una acción directa contra el establishment [19].

 

 

La caja de lxs artistas

 

Si nos interesa centrarnos en la figura de lxs artistas…

 

En el aĖo 1953, las Guerrilla Girls preguntaban “ņTienen que estar desnudas las mujeres para entrar en el Metropolitan museum?” [20]. La figura femenina en el mundo del arte y de sus exposiciones ha sido desde siempre un campo de batalla y, por tanto, existe una gran cantidad de literatura al respecto. Os propongo algunos sub-temas:

           

Mujeres e historia del arte: En los últimos aĖos, múltiples iniciativas reivindicativas de base como Las sin sombrero [21] o ņQuién coĖo es? [22] han tratado de hacer visibles a mujeres ocultas por la maquinaria de la historia. Pero para tener una visión crítica de conjunto y anterior al siglo XX, vale la pena releer a Mayayo en su En busca de la mujer artista [23]. Podemos continuar con la misma autora, que con su Visiones de diferencia [24] nos hablará del siglo XX per se y reconectará con el cuestionamiento de la identidad (género) y con las prácticas artísticas que lo performativizan. Una visión complementaria a la de Mayayo es la de Chadwick, que explora los mismos términos incorporando nuevas referencias [2526].

 

Reapropiación como crítica y/o empoderamiento: La re-apropiación de artefactos culturales es una metodología para visualizar situaciones de desigualdad y el discurso oculto de las obras de arte. Una de las artistas que quizás lo haya tratado más es Sherry Levine [27]. En los textos de Isaak se exploran, como ejemplo, los conceptos de apropiación de la fotografía/retrato [28] y la cartografía [29] a partir de la obra de otras artistas.

 

Mujeres, museos y galerías: Qué porcentaje de mujeres hay en los museos de EspaĖa? Una rápida lectura del mini-reportaje Las mujeres no pintan nada en la foto de la cúpula del arte espaĖol [30] nos certificará una sospecha, que podemos completar con la lectura de Fernández López, En feminismo en los discursos expositivos y relatos museográficos en EspaĖa desde los aĖos noventa [31]. ņComo podemos re-imaginar un museo desde un punto de vista no patriarcal? Griselda Pollock propone la creación del Museo Virtual Feminista [32].

 

 

La caja de caudales

 

Si nos interesa el plano de las eco-nomías y la sostenibilidad…

 

Podemos optar por hablar del concepto del contacto entre la economía feminista y la economía ecologista, ambas preocupadas por la sostenibilidad –económica social y económica ambiental– y opuestas al capitalismo actual de la mano de Cristina Carrasco [33] y Yayo Herrero [34] o Alicia Puleo [35]. Lucía Loren es un ejemplo tácito de un arte desde el punto de vista ecosostenible [3637]; Elena Salcedo, con su libro Moda ética para un futuro sostenible, plantea una visión desde el producto de uso [38].

 

Vinculado a la decadencia del modelo económico actual surge la figura del “precariado”, vinculado habitualmente con la femineidad y, como comprobamos, con el oficio artístico. En este ámbito es muy destacable la aportación de Precarias a la Deriva [39] y, en su misma publicación, el texto de Maria Ruido [40]. Las llamadas economías del sexo refieren tanto a la prostitución como oficio –y los complejos debates que suscita en el feminismo, tratados por Montero y Zabala [41]– como a la visión de la mujer como propiedad a lo largo de la historia –tratada por Rubin [42]–.

 

 

La caja de los artefactos culturales

 

Si nos interesa centrarnos en un tipo de estudio centrado en los artefactos culturales…

 

Ya hemos conocido relecturas de películas como The Rocky Horror Picture Show, pero os invito a que sigáis explorando el cine como fuente de discurso con obras como Las aventuras de Priscilla, reina del desierto (continuando con monstruo queer en forma de roadmovie [43]) o la reciente Zoopolis de Disney (donde se tratan las cuestiones de diversidad de raza, sexo, género, etc. Ved la entrada de Man vs. Pink al respecto [44]). Es recomendable también Pride [45], comedia-drama ambientada en el Reino Unido de los 80 y en donde un colectivo gay decide dar apoyo a un colectivo de mineros. ņY qué hay de lo fluido en el género de Jack Sparrow en piratas del Caribe? Si recuperamos el psicoanálisis de la sección anterior de la asignatura podemos pararnos en las teorías de Laura Mulvey, pionera de la crítica feminista en el cine, en su Placer visual y cine narrativo [46]. Aunque las referencias cinematográficas que trata son aĖejas, sus apreciaciones son todavía válidas en el cine de Hollywood actual.

 

El campo de la música tiene también mucho que aportar… ViĖuela plantea una lectura de Mónica Naranjo como artista ambigua entre lo “inapropiado e inapropiable”, un personaje que se adapta a unos cánones estéticos pero que, en opinión del autor, desafía al orden establecido [47]. En este sentido, y retomando la temática de la caja de feminismos, podemos también hacer una lectura en clave de género de Miley Cyrus, de Boy George, o de Conchita Wurst. Un vistazo al videoclip y letras de Nicky Minaj [48] y Robin Thicke [49] pueden llevarnos a obras como la de Jens Pecho [50], donde recoge y remonta letras de canciones con alusiones despectivas a la homosexualidad en un puzle que no entiende de géneros (musicales). June Fernández [51] y Magda PiĖeyro [52] hacen una relectura interesante sobre el reguetón en dos artículos con el mismo nombre, Si no puedo perrear no es mi revolución. ņComo se relaciona este contexto con el de la hipersexualización (tratado por Cobo [53]), con Kim Kardashian como icono [54] y con el movimiento Free the nipple [55]?

 

Bree Olson, ex-actriz de cine para adultos, relata ante la cámara las “consecuencias vitales” de su profesión [56]. Es interesante oponerlo a los contenidos al canal de youtube Ask a Pornstar [57] o a la obra Omer Fast, Everything that rises must converge [58]. ņComo se oponen estas imágenes a las de los micromachismos? [5960].

 

El videoarte y la performance son un territorio de provocación, de cuestionamiento directo o subliminal: del concepto de estereotipos de raza (Lilibeth Cuenca [61]) o de clase (Slim Kawasaki [62]), o de gusto (Las Bistecs [63]). Pippilotti Rist, por el contrario, parte de un punto de vista mucho más hedónico y plantea video-instalaciones destinadas a agudizar los sentidos. Vale la pena echar un vistazo a su largometraje Pepperminta [64]… Ńfijaos en el uso de los colores!

 

Los videojuegos son un terreno de exploración extremadamente fértil y todavía por explorar respecto a los estudios de género. Si bien la información que encontramos tendrá un carácter fuertemente informal (foros de internet, artículos de opinión), esto no tiene porqué echar atrás a la hora de plantear un trabajo. ņCómo es representada la mujer en los videojuegos? [65], ņPorqué los hombres juegan con personajes femeninos en los juegos en línea? [6667] ņQué roles de género funcionan en estos? [68].

 

El manga y el anime… ņRecordáis la serie Ranma ½… ? ņY otros personajes de series con roles de género indefinidos? Son parte de la línea de lo que se ha llamado Gender Benders [69], personajes que “cambian” permanentemente de género. Pero, ņlos hay explícitamente transexuales? [70]. Por otro lado, ņcómo se reapropian de los personajes los fans? [71] Como en el terreno del juego virtual, éste es todavía un territorio por explorar. En el campo de lo fandom, y ligado con el terreno de la modificación corporal, encontramos el caso del Furry Fandom [72].

 

 

El cajón de-sastre

 

Si nos interesa navegar hacia los extremos…

 

A pesar de la introducción de Preciado, podemos entrar también al postporno a través del detallado artículo de Marrón [73], e ampliarlo con el libro Devenir perra, de Itziar Ziga [74]. La concepción de la sexualidad como territorio de reivindicación puede llevarse tanto al campo del poliamor (ejemplificado por The Ethical Slut [75]) como al extremo de la modificación corporal relativa a los genitales y su fetichismo (muy sorprendente el cortometraje Monster Meat [76], ligado a la tesis de Gugliardo sobre la figura del “Macho Homo” [77]).

 

La modificación corporal es el campo de trabajo de artistas como Orlan [78] o Stelarc [79], que además introduce la idea del cuerpo humano como objeto obsoleto. Es aquí donde entramos en el “nacimiento” de los primeros cyborgs, como Neil Harbisson [80]. Pitts hace un repaso por estos y otros referentes en su texto Cyberpunk, Biomedicine, and High-Tech Body [81].

 

 

Otras cajas

 

ņQué piezas habrá en estos que todavía están por etiquetar…?

 

 

 

 

 

Estudios de Género

Grupo B1 – Curso 2015/16

Grado en Bellas Artes / Grado en Conservación-Restauración

Universidad de Barcelona

Joan Miquel Porquer

joanmiquelporquer@gmail.com

 

Esta pagina está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional